Arrieritos somos y en el camino nos encontraremos

Facebook y Whatsapp

Hola, amigos de lo inquietante. Creo que después de lo movidos que habéis estado estos días por Twitter y por Facebook, como vocal de AERCO-PSM en materia de estrategia online, debería comentaros un par de cosas.

La primera de ellas es confirmar que, efectivamente, la hemos liado. Nos hemos tragado un hoax que partió de no sé dónde y que no se sabe a qué intereses puede responder (yo me hago una idea, pero claro, entiendo muchas partes de las estrategias attention whore que existen). Por la parte que nos toca, especialmente a mí como vocal que tiene fijada una estrategia de comunicación que se sigue a rajatabla (y de la que os habéis beneficiado muchos socios en vuestros blogs con los enlaces que os compartimos), poco más que decir: fallaron los mecanismos de control.

Y fallaron porque este hoax se ha transmitido como habitualmente se transmiten: un rumor que se convierte en algo creíble, aunque pueda ser increíble, porque hay quienes lo dan por cierto. Y por eso precisamente, nos lo hemos tragado.

La segunda quizá no sea tan agradable para vosotros y vuestros habituales quehaceres. Y es que abusáis mucho, hasta la extenuación y llegando casi hasta la náusea del término crisisonlain. Sí, todo junto y castellanizado.

Somos cansinos hasta la náusea hablando de crisis online. De hecho, parece que como parte de nuestro trabajo tenemos que señalar con el dedo cuándo se produce una de ellas, decir mira cómo la han cagado que suele ir acompañado de un sonoro a la par que silencioso qué bien lo habría hecho yo que en muchos casos no se expresa de forma oral, pero que se puede interpretar sin hacer mucho esfuerzo del silencio atronador.

Pocos habéis sido los que habéis dicho esto nos puede pasar a cualquiera y menos aún seréis los que reconoceréis que ese mismo hoax os lo tragasteis el viernes cuando empezó a surgir por la zona del Pacífico Sur que es cuando algunos ya lo vimos. Pocos os acordáis ya de aquellos imberbes internautas que han enviado powerpoints de gatitos, de cascadas de agua con música chillout o que habéis rebotado el anuncio del cierre de Hotmail por un por si acaso. Lo sé. Es culpa mía que no haya paz en el mundo por no haber reenviado esos powerpoints tan vomitivos o que Microsoft haya decidido cerrar Hotmail. Lo siento mucho.

Siento decíroslo así pero hay quienes bregan con escenarios de crisis todos los días. Y hacen lo posible para que esas crisis no supongan un quebranto real a la imagen y al negocio de quienes representan. Y no, una crisis no es algo puntual como esto.

Arrieritos somos y en el camino nos encontraremos.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario