Borrado de tuits y el cierre del acceso a Politwoops

Estos días dentro del mundillo de la política sabéis que hay unas risas derivadas de los asuntos de tuits y esas cosas. Como he decidido pasar palabra de este tema porque requiere prácticamente un ensayo para explicar cosas de una manera extensa y prolija, me voy a dedicar a otro tema que causó alegría hace un tiempo y un poco de congoja unos días atrás.

Resulta que hay una herramienta llamada Politwoops que sirve para ver los tuits que han borrado ciertas cuentas y que tuvo su minuto de gloria por eso de la transparencia y esas cosas con las que tanto se llenan la boca los políticos (y acólitos) cuando se refiere a los demás. Podéis buscarla en Google, que me da pereza poner el enlace.

Bueno, el caso está en que en EE.UU. el acceso al API de Twitter ha sido revocado y se ha formado una ligera polémica con el tema porque esa herramienta la apoya la Sunlight Foundation. En el Washington Post hablan de que es una decisión terrible, algo con lo que estoy parcialmente de acuerdo, y ADSLZone hablan de si es un ataque a la libertad de expresión y tal y tal y Pascual.

Vale y entonces me pongo a mirar una cosica maja como es el acuerdo de Developers de Twitter que establece en ese enlace lo siguiente:

Take all reasonable efforts to do the following, provided that when requested by Twitter, you must promptly take such actions:
Delete Content that Twitter reports as deleted or expired;
Change treatment of Content that Twitter reports is subject to changed sharing options (e.g., become protected); and
Modify Content that Twitter reports has been modified.

Ergo, esa herramienta está guardando información que no debería estar guardada (lo siento, me da pereza traducir un texto tan sencillo).

Es cierto que para cambiar las normas tenemos que ser disruptivos pero si entramos a ver lo que se borra resulta que para encontrar algo jugoso encontramos cientos de faltas de ortografía, retuits deshechos y muchas otras fruslerías.

Por qué escribo esta castaña

Y todo esto viene porque de vez en cuando la cago como bocachancla y pongo tuits como éste:

El tema está en que en un artículo de ElDiario.es se habla de un número de tuits escritos y borrados por ese showman que es Antonio Miguel Carmona, profesor, tertuliano, maniquí de chaquetas excesivamente entalladas y corbatas con el nudo demasiado grande y político (para mí por este orden, las cosas como son). Con las hostias que están lloviendo el artículo tiene su sentido, aunque bien es cierto que me da bastante coraje que el debate esté enfangado lo suficiente como para que esto sea relevante y no otras muchas cosas como la limpieza de instituciones o que la rectitud moral de mucha gente sólo piense en las tetas y no en las corruptelas del día a día que nos hace tan permisivos en este país con la corrupción de los demás.

Bueno, que eso, que me volveré a tirar otros tantos meses sin escribir en mi blog. O no. A ver si puedo escribir de cosas más agradables en lugar de escribir de política que parezco un consultor de comunicación política, sin ser yo nada de eso.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario