Cómo ganar dinero con tu blog

Uno de esos temas que, por recurrentes, cansan, es justamente éste, cómo ganar dinero con un blog. A ver, tiene su aquél, porque el blogging es una actividad que requiere tiempo y siempre hay que retribuirlo de una manera u otra. Pero aquí lo que pretendo es daros una guía más o menos exhaustiva sobre diferentes fórmulas para que ganar dinero con tu blog no sea primera demasiado difícil y, sobre todo, no nos llevemos a engaño.

Lo primero que has de plantearte es… ¡¡correcto!! ¡¡Un objetivo!! Somos muy pesados los que nos dedicamos a esto de las estrategias online, pero al final siempre hemos de empezar la casa por un cimiento sólido que sustente todo lo que hagamos. El tejado, como siempre, ha de ser lo último y será cuando pongamos todo en marcha. Pero ese objetivo lo tenemos que tener claro y no desviarnos de ello. Objetivos hay muchos; pero simplificando los hay monetarios y no monetarios. Los primeros son claros: ganar pasta directamente con el blog, conseguir que nos contraten para conferencias, promocionar un libro que hayamos escrito… Pero los no monetarios también pueden servirnos como medio igual no para ganar dinero, pero sí para obtener ahorros, probar productos que luego nos podemos quedar en propiedad… Pero como aquí hemos venido a hablar de parné, pues a ello vamos.

Blogging
Imagen de Sam MacEntee, con licencia Creative Commons

Una vez fijado ese objetivo, ¿qué es lo siguiente? ¿Poner banners como descosidos? ¿Dónde, si no tienes plataforma? Una vez visto el objetivo tenemos que ver la inversión que tenemos que hacer. Aspectos como el hosting, un dominio, si vamos a usar Blogger, WordPress autoalojado (WordPress.com no permite publicidad salvo que pagues) u otra de las plataformas para blogging que tenemos a nuestra disposición. Igual ni siquiera nos interesa un CMS específicamente dirigido a blogs y podemos crear un portal, aunque aquí ya tendríamos que incluir otros muchos elementos. Si no tenemos conocimientos de programación o queremos quitarnos el muerto de encima, podemos contratar a alguien (para ganar, hay que invertir), que será un gasto recurrente y que nos permitirá valorar si hemos de empezar con mucho o con poco. Tened en cuenta que si no tenemos un nombre, hemos de ganárnoslo, así que empezad por una inversión sencilla. Instalar WordPress no es muy complicado y muchos proveedores de hosting incluyen instaladores, así que no será muy difícil poner en marcha nuestra web. Eso sí,

El paso siguiente es en el que falla mucha gente, que es escribir, escribir como un descosido. Antes de que nos planteemos siquiera poner publicidad hemos de tener un blog más o menos decente, con contenido de calidad (sobre el tema que sea) y con una estructura de contenido lógica y en la que esos contenidos sean por los que nos venga a leer gente. ¿Desde dónde? Desde cualquier lado. Obviamente, tienes que tener en cuenta un par de cosas antes de escribir:

  1. Escribe para tus lectores, no para los buscadores. Los lectores ya te encontrarán. Olvídate de todo lo que has leído sobre SEO en multitud de blogs y de libros. Escribe pensando en las personas que te van a leer, que si tu contenido es interesante, volverán.
  2. No copies y, si lo haces, hazlo con elegancia, citando correctamente lo que has copiado, dando tu valoración sobre ese texto que copias y enlazando correctamente a la fuente de manera visible.

Con estos dos consejos, ya puedes empezar a tener visitas. Pero también has de tener en cuenta que esas visitas las puedes conducir hasta tu blog no sólo desde los buscadores, sino también desde otros muchos sitios. Escribe a esos amigos que sabes que comparten el mismo interés que tú (no, no a todos, sólo a los que les pueda interesar lo que vayas a contar) y enlaza tu nuevo blog desde todos tus perfiles en redes sociales o la firma de tu correo electrónico, hazlo visible. Escribes para que te lean y te vean (aquí estamos hablando de eso).

Y, a partir de ahí, el resto es historia. Te lo tienes que ganar, porque nadie te va a regalar nada. Tendrás que dedicar tiempo a contestar a los comentarios, a revisar las estadísticas, empezar a discernir qué contenidos son los que mejor funcionan y muchas más cosas. Pero la semilla ya está plantada (e iremos viendo cómo hacerla crecer). Ahora todo depende de ti.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario