Cómo migrar de Ghost a WordPress

Cuando me planteé la vuelta de Ghost a WordPress tuve bastante miedo, por qué no decirlo. Para que os hagáis una idea, en Ghost se usa lo siguiente:

  1. node.js.
  2. Markup para la escritura de posts.
  3. Handlebars para las plantillas.
  4. Un VPS para poder instalarlo ya que pocos proveedores ofrecen node.js en hosting compartido.
  5. SQLite.

Esto hace que el proceso de migración desde Apache-Nginx/PHP/MySQL/servidor compartido a VPS/node.js/SQLite sea bastante complejo y me llevara varios días poner todo a punto, máxime cuando cogí un VPS de bajo coste sin administración, algo sólo apto para locos como yo o para sysadmins experimentados. ¿Cuál es la mejor opción? Sinceramente, ninguna. Ambas son buenas opciones: Ghost está pensado para ser un blog sin más pretensiones, simplificando todo al máximo (aunque últimamente se le van añadiendo cosas que a mí me sobran) y WordPress ha pasado de ser un sistema pensado para blogs a un CMS completo gracias a las maravillas que se hacen por ahí.

Conclusión: ambos son útiles, válidos y muy buenos para hacer aquello para lo que están pensados.

Pero como cada vez que actualizaba Ghost me encontraba con multitud de problemas (empezando por la configuración de nginx), decidí dejar mi VPS baratito para hacer mis cosas y quitarme de encima una tarea cíclica que lo único que me daba era dolores de cabeza.

Así que, ¿cómo migramos de Ghost a WordPress?

Algo que podría parecer horrible de repente y gracias a este post, se convirtió en algo supersencillo. Hemos de suponer que si usas Ghost estás ligeramente ducho en la lengua de Shakespeare, pero aun así, voy a traducirlo con un par de adaptaciones, porque me parece interesante:

  1. Elige un proveedor de hosting de confianza. Como ya sabéis porque os lo dije anteriormente, elegí SiteGround con su oferta de alojamiento gratuito de lanzamiento. Ya no os digo que tienen un precio razonable y soporte especializado. OH, ESPERA, OS LO HE DICHO.
  2. Exporta toda tu base de datos de Ghost en http://miblog.loquesea/ghost/debug. Obtendrás un archivo JSON con todo el contenido, incluidos los enlaces en formato Markdown.
  3. Como necesitamos que el archivo sea un XML que pueda leer el importador de WordPress, tendremos que convertirlo a través de alguna herramienta. La verdad es que el conversor de Ahmed funciona de maravilla. Abrid el archivo JSON con cualquier editor de texto, copiadlo, pegadlo en la caja superior y convertidlo; el resultante lo podréis pegar en cualquier editor de texto y guardarlo con la extensión xml. Mi consejo: usad el cambio a HTML, porque os ahorrará mucho trabajo.
  4. Importad el archivo XML que habéis guardado en vuestro WordPress.
  5. Queda un último paso: las imágenes. Lo mejor y más rápido es descargar entero el directorio /content/images y subirlo a vuestro nuevo servidor de WordPress en la raíz de la instalación usando la misma estructura (/content/images); de esta manera las imágenes estarán cargadas sin problema.

El único problema que vais a tener (y que yo estoy trabajando poco a poco) es que al ser imágenes externas a la instalación de WordPress, no tengáis las imágenes destacadas. Tenéis varias soluciones en forma de plugins, pero al final no funcionaban del todo bien y he decidido que en algún momento iré subiéndolas a mano.

¿Dejaré de usar Ghost?

Pues seguramente no, porque tengo alguna historia en la cabeza que seguramente requiera de Ghost. Su sencillez, el hecho de que lleve texto en grande y la facilidad a la hora de trabajar por cualquiera (aunque haya que aprenderse Markdown para dar formato) hizo que lo tuviera en cuenta para un proyecto relacionado con personas con discapacidad de desarrollo, así que fijaos por dónde puede ser muy útil. De hecho, en alguna prueba realizada con temas sencillos (Casper, por ejemplo) basta con unos cuantos tuneos de CSS para que tengamos un blog completamente accesible, así que ahí lo dejo para que lo penséis.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario