Cuando pierdes tu credibilidad en un momento

La credibilidad cuesta mucho ganarla y muy poco perderla. De hecho, en el mundo 2.0 nadie está a salvo de tener una crisis de reputación, pero en algunos casos esta misma crisis de reputación cuando es causada por un desliz (dejémoslo ahí), puede pasar lo que pasa.

Hoy, uno de agosto, aparte de ver los típicos trending topics de cambio de mes, me he encontrado con dos casos de los de predicar en el desierto. El primero me parece grave por la respuesta que se da a un seguidor con una palabra que puede ser interpretada de mil maneras. Se trata de este tuit de la cuenta de la revista Runners:

Si vemos la conversación con un poco de equidistancia y tiempo, podemos interpretar que la ridiculez se refiere a la de la propia revista por obviar el nombre de un corresponsal o colaborador en la edición impresa de la revista. Pero con determinadas palabras hay que tener cuidado, especialmente si estamos contestando a algo que nos está echando en cara no un seguidor, sino un lector posiblemente asiduo de la revista.

En el lenguaje escrito hay algo que por mucho que se pongan emoticonos puede ser malinterpretado. Y en estos casos la mejor manera de pedir disculpas en no tener que pedirlas a nadie. Es decir, ese tuit podía haberse quedado en un igualmente y no habría pasado absolutamente nada.

Ojo, todos cometemos HERRORES y yo el primero, pero hay determinadas palabras que es mejor no escribirlas 😉

El otro es un caso que me toca bastante más de cerca. Como cofundador de unadocenade.com, aparte de estar bastante orgulloso del proyecto, vemos que hay quien tiene la cara, la jeta, el rostro, de plagiar artículos. Que me plagien los míos, personalmente me da un poco igual, porque tengo la manía de pasar de lo que me rodea como fórmula de preocuparme de cosas mucho más importantes, pero cuando es de cualquier otra persona que escribe un post para la web, me toca la fibra sensible, como ha pasado en otras ocasiones.

De hecho, hemos tenido varios plagios, incluido de la web que más plagia posts en el social media en España citando mal las fuentes, pero el de hoy ha sido especialmente extraño por las circunstancias y doloroso por lo que supone.

En Marketing Directo han sacado una readaptación de un post que escribió Cristina Juesas sobre herramientas para hacer infografías hace un tiempo. Una readaptación que incluía no sólo el texto adaptado sino que también incluía las mismas infografías que se habían publicado originalmente y que en algunos casos eran sencillas (el visual.ly de unadocenade.com es muy sencillo de obtener), pero que en otros casos eran hechas a mano con datos obtenidos del EGM del mes correspondiente. Aquí tenéis una captura del post ya retirado (click para agrandar la foto):

http://www.flickr.com/photos/maripuchi/7689644514/in/photostream

Sinceramente, leo pocas veces noticias de este tipo de medios y de este en concreto mucho menos. Una interfaz sobrecargada de publicidad, más publicidad en muchas noticias y un sinfín de cosas que no me gustan, hacen que no lo siga especialmente y lo lea de manera casual para leer algún tipo de noticia muy específica. Pero entro de manera muy casual (menos hoy, claro).

Y yo me pregunto: ¿puede un medio permitirse el lujo de plagiar un post de un blog para además sacar un rédito económico? Porque de la publicidad que hay en dicho medio, obviamente, no se va a ver un duro (y con modelo CPM, por cierto).

Sé que esta entrada no gustará y no haré muchos amigos con ella, pero una de las razones por las que escribo poco es porque no tengo nada que contar que no se haya contado ya o simplemente porque no tengo qué escribir (aunque tenga varios borradores esperando salida). Luego algunos hablan de la falta de credibilidad de la prensa tradicional. No sé quién tendrá ahora menos credibilidad, la verdad.

Imagen destacada de Cristina Juesas.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario