Dándole caña a Fintonic: tu presupuesto

Después de haber ido a ver la presentación de Fintonic, comienza la #FintonicExperience, para conocer mejor la herramienta durante estos próximos meses pero sobre todo para poder hacer que mis cuentas sean un poco mejores (o al menos un poco salvables), ahorrar e incluso cogerme unos días de vacaciones, que ya va tocando después de unos añitos como autónomo.

Y es que uno de los fallos que tiene la educación reglada en España (entre otros muchos males) es que no nos enseña ni lo más mínimo de gestión de cuentas, ya sea personales o empresariales, lo que luego redunda en lo que lo que redunda. Pero pequeñas grandes ayudas como Fintonic permiten que nuestros dineros cundan más y mejor, sobre todo ayudándonos a darnos cuenta de en qué gastamos nuestro dinero y hacer que nos pongamos las pilas. Ojo, no necesariamente para ahorrar (que es el fin último de la aplicación), sino para poder hacer hacer que ese ahorro nos sea productivo, sea para conseguir que las vacaciones nos sean mejores, conseguir sobrevivir con unas cuentas más saneadas o para hacer esa compra de capricho o esa inversión que tenemos que hacer en breve.

Antes incluso de recomendaros que os deis de alta, no estaría de más que pasarais el Fintest, que en función de los datos que le indiquemos nos dará un resultado de nuestros gastos: si convives con tu pareja o no, si tienes niños, tu edad y, algo más importante de lo que nos imaginamos, la provincia en la que vivimos. Según la tipología estadística habitual de Valladolid, éstos serían aproximadamente mis gastos (que no son los reales ya que no tengo coche):

Fintest

Por supuesto, puedes eliminar aquellas partes que no usas, pero lo mejor es que ya puedes darte de alta. El proceso es muy sencillo e intuitivo. Creas tu usuario, añades tu entidad bancaria con las claves de acceso (nunca las operativas) y en unas horas tendrás un análisis de los movimientos de tu cuenta con los que ya podrás empezar a trabajar. Ese análisis, el diagnóstico de tus cuentas, ya te va a dar una visión más o menos clara de dónde te pules el dinero de manera menos eficiente y qué es lo que puedes hacer para ir reduciendo un poco.

Y es que Fintonic va a trabajar en parte por ti, enviándote alertas de los movimientos o posibles movimientos duplicados que tengas, así como de las veces que te pases de tu presupuesto, si gastas más en algunas partidas de lo esperado o si se te va de las manos algo. Tendrás un correo electrónico diciendo eh, dónde vas, pero también irá felicitando poco a poco según vayas consiguiendo logros.

Ya os iré contando cosillas y cómo evoluciona esto, que estos meses vienen con muchas curvas. Y cómo categorizar y dividir los movimientos nos ayudará, y mucho, a conseguir que nuestras cuentas funcionen mejor 😉

Sé el primero en comentar

Deja un comentario