¿De verdad ha muerto Tuenti?

Hoy casi a la hora de comer nos hemos despachado con la noticia de que Tuenti estaba en caída libre (literalmente). Eso se basa en estas gráficas de Alexa y Google Trends:

Gráfica de tráfico en Alexa
Gráfica de tráfico en Alexa

 

El tráfico según Google Trends
El tráfico según Google Trends

Obviamente entre las causas de la caída se citan la compra de Telefónica (el demonioooooooooooo uuuuuuuuuhhhh) y el hecho de competir contra Facebook, su gran competidor.

Bueno, vayamos por partes como diría Jack el Destripador.

Lo primero es que Tuenti sigue siendo una plataforma extraordinariamente viral y perfecta para hacer publicidad. Espera, no tienen un API público que permite a la gente trastear y hacer cosas y que no salgan de Tuenti. Por supuesto, lo que pasa en Tuenti se queda en Tuenti. Y ésa es la razón de su éxito: su sencillez de uso, su sencillez de configurar la privacidad, la distancia que les separa de la Agencia de Protección de Datos (diez minutos en moto frente a miles de kms como le he oído decir varias veces a Ícaro Moyano cuando estaba en el equipo de Tuenti) y su público se siente cómodo.

¿Que hay que pasar por caja si se quiere hacer algo? Por supuesto, es algo normal. Tuenti es un negocio y como tal vive de los anunciantes, a quienes garantiza unos ratios de impacto que ya quisieran otras plataformas, empezando por Google y pasando por Facebook (por cierto, ¿no notáis que los precios van al alza cada vez más?). Repito, garantizan. Y eso hay que pagarlo.

Y, por ir terminando, cada vez veo más Blackberries pululando por la calle. Modelos de gama baja, pero perfectos para entrar en Tuenti, usar el BBM o el Messenger clásico. Pero, sobre todo, para usar Tuenti. A quien diga que Tuenti está muerto que se monte en cualquier medio de transporte público un fin de semana que esté atestado de jóvenes y vea de qué van hablando. Uy, espera, que eso significa tener una vida fuera de las redes sociales e integrarse en la sociedad… Oh, wait!!

Lo lamentable es que uno de los mejores casos de éxito que tenemos y que es envidiado por el resto del mundo, algunos pretendan cargárselo por un quítame de ahí unos canis o porque Teléfonica está detrás. O por simple envidia. Y encima usando herramientas tan fiables como Alexa o Google Trends. Aunque en este sentido me remito a esta opinión de Ricardo Galli, que suscribo punto por punto.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario