Don’t feed the troll, pero ya basta de buen rollo

Don't feed the troll

Cinco días después de que pasara lo de FNAC y un troll (que podéis leer aquí) resulta que hay un debate brutal sobre lo que hay que hacer o no hay que hacer en redes sociales cuando se está haciendo atención al cliente.

Pues resulta que igual el debate no ha de ir sobre si se hizo bien o no, sino sobre si va siendo hora de empezar a dejarse de paños calientes a la hora de tratar con ciertos perfiles en la red. Y eso que este melón ya está abierto desde hace tiempo, pero entre buen rollo y gente con ganas de demostrar que son mejores opciones que los que están llevando cuentas sin haber llevado una en condiciones, pues resulta que el debate se diluye.

A ver, empezad a pensar lo que hacéis con vuestras cuentas. Lo que hacemos en el día a día. Que si una web no funciona y se menciona a la marca con no muy buenos modos. Que si tenemos un problema con nuestra empresa de transporte y les intentamos cantar las cuarenta. Que si vamos a una tienda y la montamos porque no nos han tratado como creemos que nos merecemos. Quien esté libre de haber tirado una de estas piedras sin haberse pellizcado el huevo derecho o pensar en una de las potenciales cuentas que le iba a hacer ganar dinero, que la tire.

Pero dejad de pensar en lo que se ha hecho o dejado de hacer a toro pasado, que Manolete somos todos cuando toca. Y si hay que dar una hostia encima de la mesa, igual tenemos que empezar a plantearnos que no siempre el cliente tiene la razón.

Aunque no nos guste la respuesta.

Y otro día quizá hable de los tuitstars.

La imagen destacada es de Tristan Schmurr y tiene licencia Creative Commons.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario