Ingredientes para redactar un post de calidad

Siempre da gusto que alguien no sólo lea este cachito de espacio, sino que además se preste a colaborar en él. Y es el caso de Mari Carmen Moya, redactora y Social Media Manager en Basekit, que tiene a bien haber escrito estas líneas. Mari Carmen se encuentra dividida entre la Publicidad y el Periodismo. Curiosa y loca por conocer cada rincón de este planeta.

El marketing de contenidos se ha convertido en un componente muy importante dentro de la estrategia de comunicación de muchas empresas. Y es que la aparición de nuevos medios y canales de comunicación, ha cambiado el modo en el que se comunican empresa y cliente.

Pero hay que tener claro cómo llevar a cabo este tipo de relación con el cliente, ya que no consiste en crear gran cantidad de “textos basura”, sino en elaborar contenido realmente interesante que sea capaz de crear engagement con los clientes potenciales y actuales.

A continuación se enumeran siete consejos para redactar un buen contenido:

  1. Empatía. Ponte en el lugar de tus lectores y darles aquello que están demandando. Se debe estudiar bien el perfil de personas a las que va dirigido el post y darles aquella información que necesitan.
  2. Marca personal. No tengas miedo de mostrar tu opinión. Existe infinidad de contenido, y aunque parezca que estás escribiendo algo súper novedoso digno de “petar” en todas las redes sociales, seguro que hay un millón más de textos que hablan sobre lo mismo. Por ello es importante que imprimas en cada palabra tu personalidad, tu forma de ver las cosas y tu forma de contar, para que el lector prefiera leer tu post antes que el resto.
  3. Más valor. Cuando hayas decidido el tema sobre el que vas a escribir, investiga, lee artículos que hablen sobre este tema y compara. Después identifica el agujero informativo, aquello que has echado en falta y que crees que es importante. Se trata de aportar más valor, de escribir un post completo.
  4. Menos es más. Con completo, no queremos decir excesivamente largo, ya que esto puede suponer un importante problema para el lector. Contra más directa y más concentrada esté la información mejor: primero porque al ver la extensión del mismo, el lector `sabrá que tan solo necesita unos minutos para leerlo, mientras que si ve un texto demasiado largo se puede asustar y decidir que no dispone del suficiente tiempo para leer el post.
  5. Enumerar. Leer un texto que está dividido claramente en unos cuantos tips es mucho más sencillo que leer una parrafada.
  6. Imagen graciosa, que llame la atención. Puede parecer una tontería, pero escoger la imagen correcta tiene cierta importancia. Ésta puede convertirse en el gancho que plante la curiosidad del lector. Una imagen aburrida o monótona puede causar sensación de “más de lo mismo”. Una buena imagen añade valor al texto.
  7. ¡Cuidado con la ortografía! Publicar un post con faltas de ortografía o con faltas de concordancia le puede quitar al post la seriedad y credibilidad y dejar al autor desacreditado. Hay que asegurarse de que no hay faltas de escritura.

Evidentemente estos elementos por separado no tienen nada que hacer, igual que en un pastel, ¿para qué queremos la harina sin huevos, o la torta sin chocolate?, pero todos juntos y en la justa medida,  forman un delicioso pastel al que resulta difícil resistirse.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario