Llevo n años en esto y voy a convertir tu vida en Jackass

¿A quién no le han dicho alguna vez esa frase? Que llevo veinte años en estoque no me vaciles que eres un novatoque no tienes ni idea de esto, porque esto en mis tiempos…

Siempre hay una caterva de individuos que confunden la experiencia con la ciencia, y aunque la paciencia sea la madre de todas las ciencias, tener mucha experiencia no suele convertirte en un experto. Muy al contrario, hasta puede servir para destapar tus miserias.

Se nos puede llenar la boca con lo que están cambiando el mundo las redes sociales y las herramientas que usamos hoy día, pero realmente lo que está cambiando (y quien lo niegue, por favor, que deje de leer) es que es más fácil acceder a datos que antes eran un acto de fe y, precisamente, esa facilidad de acceso a los datos permite a nuestros clientes o potenciales clientes saber si sabemos o no sabemos. E incluso les permitirá enfadarse si les estamos engañando.

Pero algo que no va a cambiar es que esos datos al final requieren la interpretación de alguien que sabe. Y alguien que sabe es alguien que se recicla, que se adapta a las necesidades del día a día de su trabajo (en cualquier ámbito), que conoce y ama su trabajo, que busca las mejores soluciones para su empresa y para sus clientes y, sobre todo, que se adapta a las herramientas que tiene a su disposición y busca nuevas que puedan mejorar sus flujos de trabajo cuando se quedan cortas las que tiene a su disposición o se busca la vida para conseguir lo que quiere con lo que le dan.

Todo esto a lo que me refiero se hace siempre en los primeros estadios de cualquier trabajo o proceso. ¿Por qué? Porque se llama planificación. Mirad, os voy a poner un caso real, que luego la gente dice que es que no ponemos casos reales los que nos dedicamos a esto.

Para un cliente se realizaba un cuadro de mando más o menos habitual en materia de datos: visitas, visitantes únicos, orígenes de visitas, tiempos medios de visita, seguidores en redes sociales… Lo normal. ¿Qué sucede? Que eso no sólo lo puede hacer cualquiera sino que para estar pagando ese servicio, pues Analytics y un vistazo a las redes sociales te lo dan gratis. Y además todo bien explicadito, con su sistema de ayuda o guías para entender qué és lo que pasa. El valor añadido viene porque junto con esa información se fueron incorporando otras métricas que, además, se consideraban por nuestra parte (proveedor) más que fundamentales: flujos de visitas, comportamientos de usuarios en función del origen de las visitas, palabras clave (especialmente las de competencia y las de la propia marca, para interpretar muuuuuuuchas cosas) o incluso empezar a ver qué tráfico llegaba desde ciertas fuentes para ver si interesaba crear un sistema de afiliación para ciertos sitios. Ah, e interpretaciones de los datos poniéndolos en relación con el período anterior (a ver, de manera somera, que este informe se pasaba semanalmente). Ah, y cada cierto tiempo un repaso a los datos para que pudiera verse la evolución de todo y potenciales mejoras para mejorar los posibles puntos débiles de la web. Pero todo esto estaba ya planificado de inicio, incluso ciertas mejoras a medio o largo plazo que hay que realizar en la web y que, por motivos presupuestarios y existir otras más urgentes, aún no se han planteado.

Esto es dar servicio al cliente. Pero si niegas ciertos datos a tu cliente, especialmente en las fases iniciales del proyecto, con la excusa de que llevas n años en esto, igual tu cliente se cansa algún día de que seas un ninja. De que seas tan ninja que ni siquiera muestres los datos. Y de hecho, de que seas tan ninja que ni siquiera muestres tus conocimientos. Vamos, que tampoco los muestras porque no quieres. Ah, y usa la pedagogía. Si algo sabes que no merece la pena, explícaselo a tu cliente de manera razonada: esto no funciona por esto, por esto y por esto. Incluso si le tienes que decir oye, que si metemos este otro servicio eso supone equis horas más que cuestan tanto.

Así que, por favor, empecemos a centrarnos de una vez en ofrecer el mejor servicio a nuestros clientes. Que es lo que toca. Incluso para decirles que no.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario