Partido duro, party hard

Leo Messi y sus gestores de redes attentionwhoristas

¿Por qué coño pasan estas cosas? ¿De veras es tan difícil utilizar las opciones de segmentación de Facebook?

Para quien no se haya dado cuenta, partido duro no se traduce precisamente por party hard.

Como no me apetece liarme perdiendo el tiempo con estas cosas, os aconsejo que os leáis este manual que Amel Fernández publicó hace un tiempo en su blog.

Una vez dicho esto, vamos a valorar esto.

¿De verdad es un error?

Cada vez tengo más claro que este tipo de historias se producen de una manera intencional. El que hablen de mí aunque sea mal es una maravilla cuando se vende Social Mierda al peso. Es decir, las típicas mierdas de tenemos enemil seguidores más que la competencia o el alcance es tropotocientos mil veces más que la semana pasada y sin hacer publicidad. Estas frases no suelen llevar aparejada la frase que retumba en la cabeza de quien corresponda que suele ser gilipollas, que te estoy engañando haciendo mierdas, pero que tu jefe de prensa está encantado porque salen mierdas tuyas en el Marca/As/Sport/Mundo Deportivo y así se hablan de otras cosas.

El impacto es que se mueva todo en el Internecrls con etiquetas como surnormal, puto enano y lindezas similares.

Las cosas bonicas son algunas como éstas:

Luego que si crisis de reputación y su recontraconchundísima madre a caballo montada en bicicleta.

Que ya hablando de crisis de reputación, echad un vistazo al libro que nos curramos unos cuantos que vienen cosicas asín como útiles y no lo que acabo de escribir (hay tres botones gordos para descargar el libro si hacéis un poco de scroll, que igual abrís la página y como no lo veis, os vais).

Hala, a seguir engañando bien a vuestros clientes con modelos de mierda.

Besis.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario