Probando un iRist, un verdadero teléfono en la muñeca

Durante estas últimas semanas he estado probando un iRist, facilitado por Intex España, la filial del gigante de la electrónica, y mis impresiones no pueden ser mejores.

Partamos de mi habitual escepticismo con este tipo de aparatos y parafraseemos a un político actual: un teléfono es un teléfono, un reloj es un reloj y una cámara, una cámara. Vamos, que me gustan los aparatos que hacen una única cosa y la hacen bien. Por eso había un poco de recelo cuando recogí la caja con el aparato que me cedieron.

Las impresiones empezaron a cambiar cuando abrí la caja y vi un reloj deportivo (rosa, pero sin queja, que es una unidad de pruebas) de un tamaño considerable y empecé a sacar todo lo que venía: el típico pincho para la SIM, dos cables USB, unos auriculares a juego con el dispositivo (rosas, sí), una base de carga, un recambio de la tapa trasera y, oh maravilla, un destornillador y otro juego de cuatro tornillos por si se pierden. Es decir: podemos abrir el teléfono y encima nos dan las herramientas para ello. Minipunto para los que nos gusta desmontar bolis y todo aquello que llega a nuestras manos.

No os voy a aburrir con un ciento de características técnicas, pero sí os diré un par de cosas para que las tengáis en cuenta:

  1. Android 4.4.2 (Kit Kat)
  2. 512 mb de RAM y 4gb de memoria en el dispositivo (con menos de 2gb disponibles) ampliables con tarjetas microSD de hasta 64gb
  3. Batería de 600mAh

Como veis las prestaciones son modestas, pero la verdad es que cuando nos metemos en harina, el aparato responde bien. Así que vamos a ir viendo cosas.

Un reloj es un reloj

Y como tal, ha de dar la hora, alarma, etc. Sinceramente, era extremadamente escéptico pensando que no tenía la versión específica para estos aparatos, pero al encenderlo ese escepticismo se tornó en curiosidad.

iRist trae un launcher específico en el que nos encontramos pantallas con 4 iconos y con el que también podremos hacer carpetas. Es más, como es un Android completito con todas sus cosas, podemos instalar lo que nos dé la gana: todo lo que haya en Play Store y que soporte 4.4 en adelante y siempre teniendo en cuenta el espacio disponible si no hemos puesto una microSD.

Es decir, tenemos un aparato en nuestra muñeca con el que podemos hacer lo que queramos, obviamente con las limitaciones que esperamos: un teclado pequeño (pero que funciona a las mil maravillas), una pantalla que muestra información escasa pero con el que podremos controlar lo que queramos (por ejemplo, lanzar nuestros vídeos o la música a un Chromecast a través de Netflix, YouTube o Spotify). Es más, lo he probado y teniendo en cuenta que es un dispositivo modesto con un doble núcleo, lo único que hace es tardar un poco más en cargar que en el móvil (un Nexus 6 de penúltima generación, una auténtica bestia parda que va fatal últimamente, gracias Google). Perfecto para quienes no sepan dónde han dejado el móvil. Y no os flipéis: no vais a ver una serie en esa pantalla, salvo que queráis hacer una crítica destructiva, pero seguro que alguien ya lo pensó y lo desechó.

Vale, y ahora vamos con su uso como reloj: ¿cuánto dura la batería? Pues en modo ahorro de energía en cuatro días (usándolo un ratito para esa prueba con Netflix y con la alarma activada) ha gastado un 18% de batería. Es decir, puede durarte la batería más de una semana si lo usamos como reloj.

Obviamente como reloj más de uno (y de dos) lo pondrá a prueba con aplicaciones específicas para deporte. Sí, Runtastic (en todas sus versiones) está disponible, al igual que otras aplicaciones de uso. Aunque no trae control de pulso, sí podéis utilizar un pulsómetro bluetooth, a lo que hay que añadir que trae una aplicación de podómetro integrada. Y, por supuesto, todo queda registrado. Aquí es donde la batería más se resiente, dado que si usamos el GPS tendremos una duración de la batería cercana a las cuatro horas, algo más que suficiente (en mi opinión) para quienes vayáis en bicicleta a hacer alguna ruta por ahí. A unas malas, con la inclusión de una SIM, la posición se puede calcular usando las antenas móviles gracias al aGPS, con lo que ahorraréis en batería y podréis acabar esa ruta sin problemas. Ah, y trae brújula 😉

¿Y como smartphone?

Vale, ahora entramos en el terreno proceloso de esa utilidad extra que nos aporta. Vamos por partes.

Como teléfono funciona relativamente bien. La calidad del sonido tanto en el propio dispositivo como en los auriculares Bluetooth que trae es relativamente buena (mejor con auriculares si estamos en la calle, claro), aunque el micrófono de los auriculares está mal situado y para hablar generará algún que otro problema. No obstante, sirve para salir del paso si recibimos una llamada, que es básicamente su utilidad.

Aquí la duración de la batería, obviamente, se resiente y usándolo como teléfono en un uso normal obtendremos algo menos de un día de uso. Obviamente no puedes confiar en él como teléfono de uso principal porque tendrías que ir a todas partes con la base de carga y es un verdadero coñazo.

Con la app iConnect que trae integrada y que podéis descargar de Android con vuestros móviles podéis tenerlo todo sincronizado y no tendréis mayores problemas. Para iOS no he conseguido ver si había algo, pero seguro que con la integración de Google no tendríamos problemas.

Aquí es donde se muestra fuerte: Twitter, Whatsapp, Facebook, Instagram… En cualquier momento podemos consultar lo que está pasando en el mundo, siempre teniendo en cuenta que la pantalla es pequeña (algo que se nota a la hora de escribir mensajes) pero el teclado optimizado funciona muy bien y la sensibilidad de la pantalla es la correcta, aunque si tenéis unas manos grandes acabará siendo incómodo o escribiréis más de tres veces una palabra. Aquí si hay un único fallo que no es demasiado grave porque se irá actualizando poco a poco: el teclado específico que trae no está en castellano, con lo que olvidaos de poner tildes. Ya, ya sé que hay a quien le da igual, pero algunos nos gusta respetar el idioma escrito al igual que lo hablamos.

Y no se os escapará ningún detalle con la cámara de 5mpx que trae que, además, graba vídeo en 720p. Para mi gusto es algo justita, pero sinceramente no he visto un Android que haga buenas fotos, y me da que es más un problema de software que de hardware. Aquí podéis ver algunas fotos y vídeos de su perfil en Instagram y alguna otra que he hecho yo:

Una foto publicada por Intex Spain (@intex_es) el

Una foto publicada por Intex Spain (@intex_es) el

Un vídeo publicado por Intex Spain (@intex_es) el

Veredicto

Pues es un dispositivo interesante que deja muchas buenas sensaciones y que tras estas dos semanas de uso la verdad es que no puedo estar más contento. De hecho, que la reticencia inicial la superara el primer día quiere decir mucho de un producto como éste, cuidado en detalles, con algo que mejorar pero con mucho camino que recorrer, algo que no es malo si tenemos en cuenta que hay todo un gigante indio por detrás como es Intex.

Estará disponible a partir del día 7 de diciembre en las tiendas Media Markt y podéis reservarlo a través de su web. Si tenéis dudas o queréis ver las especificaciones completas, lo mejor es que visitéis intex-spain.com y veáis todas sus características.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario