Resumiendo: Fintonic mola

Pues sí. Y lo digo rotundamente: Fintonic mola.

Y es que después de estos meses probando la herramienta (y en la que me he convertido en usuario forever and ever) os puedo decir que la utilidad que promete, controlar nuestras cuentas y conseguir que ahorremos, la cumple más que de sobra.

Llevar el control de nuestras cuentas, aprender a gestionar un recurso escaso como es nuestro dinero y convertirnos en personas disciplinadas con el parné forma parte de todo eso. Y además se adapta a las necesidades que te marques.

¿Que quieres ahorrar? Obviamente y como es su finalidad principal, lo conseguirás. ¿Que necesitas ajustar ciertos gastos que sabes que son superfluos? Con Fintonic serás capaz de conocerlos y realizar los ajustes oportunos para reducirlos al mínimo. ¿Que tienes un imprevisto y necesitas cambiar tu presupuesto y saber en qué partidas serás capaz de hacer un esfuerzo? Desde luego que sí, por supuesto, podrás hacerlo.

Y es que tanto fijar tu presupuesto, algo que puedes hacer de una manera sencilla y fácil gracias a la herramienta, como ayudar a Fintonic a entender todo lo que haces gracias a la posibilidad de categorizar todas las partidas de gastos e ingresos o, incluso más allá, recibiendo alertas de ciertas cuestiones que pasan con nuestro dinero permitiendo así que no tengamos que estar pendientes de nuestra cuenta corriente como si fuéramos el Tío Gilito, ha conseguido que durante estos cuatro meses me haya vuelto más disciplinado con mi dinero, aunque no haya conseguido ahorrar tanto como esperaba para conseguir mi ansiado sofá (y un colchón para irme de vacaciones, que la última vez que me di ese capricho vacacional fue hace cuatro años), pero como durante estos meses he tenido bastantes imprevistos sí me ha servido para conseguir algo que a mí, como autónomo, me parece fundamental: conseguir tener mis cuentas más o menos bajo control y poder tener un colchón para poder salir del paso en esos imprevistos, reduciendo el dinero que gasto en cosas más que superfluas y que al final también me ha servido para conseguir gastar un poco más de dinero en otras cosas más útiles como cambiar mi contrato de Internet o en libros útiles para mi trabajo, que hacía tiempo que esa partida la tenía en cero…

Y encima todo usando una de las plataformas más fáciles en cuanto a usabilidad que he tenido la oportunidad de probar últimamente, con conceptos sencillos y más que rápida.

Así que no te lo pienses y date de alta en Fintonic y verás lo que es de verdad la #FintonicExperience.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario