¿Somos lo que somos o lo que compartimos?

Antes que nada, un poco de sabiduría popular: consejos llevo que para mí no quiero. Luego sabréis el porqué he dicho eso.

Una de las primeras cosas a plantearse al iniciarse en las Redes Sociales es qué perfil queremos dar de nuestra propia persona. El primer consejo que doy siempre a quien me pregunta es ser uno mismo. Es decir, si eres lo que llamo una ameba (básicamente que no se tiene sentido del humor y problemas en las relaciones con los demás), no puedes plantarte a ser el rey del mambo, porque en la red social la gente está deseando conocerse, ver quién está detrás de los mensajes (sobre todo si son graciosos) y poder compartir con los demás buenos ratos tomándose algo.

Otro buen consejo es detenerse a valorar qué es lo que pretendemos conseguir con la red. Cierto es que aún hoy se puede tener cierto anonimato en la Red, con lo que si vamos a iniciar algo con lo que no queremos que se nos identifique podemos utilizar un sobrenombre o nick que no lleve a la gente a pensar que somos nosotros quienes estemos detrás de dicho tema. Sin embargo, a nivel profesional sí es muy importante que se nos pueda identificar, con lo que en las redes profesionales es casi obligatorio mantener un buen perfil, no siendo demasiado ofensivo hacia los demás, compartiendo información útil para nuestro trabajo y dando una imagen que se acerque mucho a nuestro perfil profesional.

Tampoco hemos de contar todo lo que hacemos para parecer interesantes. Es decir, a la gente le suele incomodar que compartamos los momentos más escatológicos del día con los demás (aunque el cacaculopedopis pueda hacer gracia a alguna gente y doy fe que es así), aunque en algún momento puede servir para desengrasar alguna anécdota que nos suceda. Sí puede ser un buen canal para transmitir quejas o sugerencias a marcas (muchas de ellas escuchan lo que decimos, y mucho, aunque no nos sigan), pero siempre desde el respeto y, si vamos a ser impertinentes, darnos cuenta que hay una persona detrás a la que no conocemos y puede que se identifique con los problemas que tenemos.

No obstante, y como de este tipo hay cientos de artículos pululando en la red, os dejo con unos enlaces interesantes de cara a mantener vuestros perfiles profesionales que os pueden servir para haceros una idea de cómo portaros en las Redes Sociales:

Empleo: ¿Cuidas tanto tu perfil 2.0 como el 1.0? de Oliver Serrano sobre cómo hemos de cuidar nuestro perfil profesional.

5 Síntomas de que tú no estás haciendo los deberes en las redes sociales de Aitor Calero uno de esos blogs con consejos útiles para la vida y que os puede venir bien.

CV2.0 – La nueva forma de elaborar un curriculum vitae – Parte 1 de Pedro Rojas, aka Senior Manager que es la primera de una serie de 3 sobre cómo ha de ser un buen CV.

Y un par de cosas más:

  • Por favor, desterrad las mayúsculas. En Internet significa que se está gritando (bueno, si estáis siguiendo un partido de algún deporte que os guste se os puede perdonar).
  • La sabiduría popular siempre funciona, puesto que estos consejos no los sigo a rajatabla. Para cada momento hay una situación y yo soy un poco bestia a veces. Si me seguís en twitter, sabéis de lo que hablo 😀
  • Un último consejo que llega desde las autoridades policiales: tened cuidado al hacer ver cuándo estáis de viaje en las Redes Sociales. Los cacos pueden llegar a conocer nuestros movimientos y aprovecharse de ellos. Así que, cuidadín con lo que compartimos.

    Sé el primero en comentar

    Deja un comentario