Son mis datos, estúpido

Ésa es la conclusión que he sacado tras leer lo dicho por Larry Page la semana pasada (copia-pega de TechCrunch):

We are really excited about about Google+ improving the overall social experience and making it more like how you would share in real life. That’s different than what’s out there now. We are getting rave reviews for that. People really like being able to share with more discreet groups in an easy more intuitive way. There’s a lot of magic built into the product that causes that…Google as a company believes in users owning their own data and being able to easily move it out of Google. Some of our competitors don’t believe in that. We think users will eventually move to services that are in their best interests and that work really well for them.

Traducido con mi parco inglés y adaptándolo un poco para que tenga sentido, básicamente sería algo así como que Google está realmente impresionado por la manera en la Google+ está mejorando la interacción social y siendo como si estuviéramos compartiendo en nuestra vida real. Esto es diferente de la situación actual, habiendo recibido feedback en ese sentido. La gente [nosotros] nos gusta compartir [información] con grupos más reducidos de una forma intuitiva. Hay algo especial en el desarrollo del producto que hace que se sienta eso. Google en sentido amplio cree que los datos pertenecen a los propios usuarios y han de tener la posibilidad de sacarlos de Google. Algo en lo que no creen nuestros competidores. Creemos que los usuarios se acabarán yendo a los servicios que mejor se adapten a sus intereses y que les funcionen para lo que desean.

Esto puede parecer muy simple (nuestros datos son nuestros y haremos con ellos lo que queramos), pero es una declaración que va más allá de eso: significa que Google tendrá nuestros datos pero nos permitirá que nos los llevemos si queremos irnos, algo que está integrado en los nuevos perfiles de Google o que podemos hacer con la herramienta Takeout. También que nuestras fotos seguirán siendo nuestras y las podremos explotar si así lo deseamos (algo que se explica en este largo artículo en el que se hace un análisis del TOS de Google+, así como la polémica inicial al respecto de los derechos de las fotos).

Todo esto puede parecer baladí, pero puede ser un punto de inflexión para algo más importante: Google se estaba convirtiendo en el nuevo demonio con todos los servicios que nos ofrece, pero con la declaración de Larry Page parece ponerse del lado de los usuarios, protegiendo nuestros datos (obviamente, usándolos, que son una empresa basada precisamente en eso) y poniéndolos a nuestra disposición si así lo deseamos.

Quizá Google ha empezado a tomarse en serio el olvido digital y, quien sabe, sea el siguiente servicio que ponga a nuestra disposición.

¿Qué opináis?

Sé el primero en comentar

Deja un comentario