Un cliente insatisfecho no es un troll

Comentarios

Eh, ¿qué pasa coleguis? Venga, que nos vamos a echar unas risas con la conversación que ha habido hace un rato por Twitter y que podéis ver justamente encabezando este post. Os dejo aquí una parte de la conversación preciosa y rascad un poco más porque mola mazo:

Sí, me ha poseído el espíritu de Leticia Sabater. Besis.

¿Qué hay de ofensivo en el tuit original? Nada aparte de una queja. Pero, claro, si provocas un efecto Streisand porque no tienes ni la más remota idea de ser una persona normal, pues oye.

Como ayer hablé sobre trolls y esas cosas en #AERCOtrolling y justamente algo en lo que hice hincapié es distinguir un cliente insatisfecho de un troll, como bien recoge hoy Teresa Suárez en su post de Smart Digital, pues os dejo la presentación de ayer. Pero leed más abajo de la presentación, que hay sorpresa

Y, de paso, como no puedo evitar ser un bocazas, pues recomendar a quien corresponda que la ha cagado como si no hubiera un mañana que se lea el ebook sobre crisis online que hemos pergeñado entre Carlos Guadián, José Rodríguez, Ana Aldea, Carlos Hidalgo, Cristina Juesas y el menda lerenda. Que es gratis.

Y el saber no ocupa lugar.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario