Vino y códigos QR: un maridaje posible

Ayer me descubrieron en la bodega Agrícola Castellana, S.C.L. (la de Cuatro Rayas, Azumbre, Veliterra o Apoteosis) una campaña que habían hecho con un código QR con el motivo del lanzamiento de su nuevo vino, el Dolce Bianco que, por cierto, aún no he tenido el placer de probar.

Como explican en su blog, la lectura del código QR permite acceder a un microsite en el que poder ganar alguno de los premios que ofrece la bodega.

Éste es un paso más en la utilización de los códigos QR en un sector como el del vino, en el que cada vez los vinos son más parecidos entre sí (no soy experto catador, pero todos los vinos de una denominación me acaban pareciendo de la misma bodega, con honrosas excepciones).

Y es que pocas bodegas en España están usando estos códigos que no sólo sirven para ofrecer información, sino también para otras muchas cosas, como campañas, enlaces a microsites, páginas de redes sociales, información de contacto, etc.

Y es que en España sólo he encontrado aparte del ejemplo citado Cingles Blaus en la D.O. Monsant como ejemplo de uso generalizado de los códigos QR.

Quizá con la generalización de los smartphones y el acceso a internet móvil y lo snobs que somos en redes sociales como Twitter con estos temas del vino, ¿no creéis que sería interesante crear un código QR con un tweet en el que diga estoy bebiendo este vino, ¿lo has probado? con un enlace a la web móvil del mismo?

Ahí lo dejo.

Por cierto, si conocéis algún ejemplo más de uso de los QR en etiquetas de vino, avisadme 😉

Página de inicio de la web de Celler Cingles Blaus

Sé el primero en comentar

Deja un comentario